Antonio Aguinaga

Antonio Aguinaga

Artista terapeuta del alma

Facilitador en Diseño de Interiores Humanos

De los Agui-naga (Águila-Serpiente), hereda los genes de la integridad, el tesón y la entereza. De los Finaflor (Élite, selecto), hereda el ADN de la sensibilidad, el arte y la picardía. De sus nombres Juan (Fiel), Antonio (El que enfrenta a su destino), se desprende la historia de este artista terapeuta del alma, mellizo, sietemesino, nacido de pies, que en su primera infancia y adolescencia opta por el diseño de los colores, bocetos y pinturas.

A sus 13 años descubre el Yoga y a los 22, sus talentos para el Teatro, su vocación por la poesía y la irrestricta declaración de su independencia. Descubre también que viajar, se convierte en su mayor pasión y aprendizaje de vida. Desde su más temprana edad, descubre en él, una enigmática certeza, esta lo seduce y se interesa por las profundidades de la Qabbaláh, que lo adentra en estudios de Alquimia, Tarot, Magia, Iniciación, Astrología, Meditación, Neurociencias, Genealogía, Ética, Masonería, Quirología y Nutrición.

Como inquilino consciente y amigo de su cuerpo, tamiza toda esta información a través de él y se especializa en Expresión Corporal para el Desarrollo Humano. Autodidacta, hace una Maestría en la historia de su vida, asesorado por notables Seres Humanos; se convierte en la mayor empresa de su vida inspirado por la coherencia vivencial de su manager colombiano. Con todo este bagaje, destaca en sus trabajos de cine, teatro, televisión poesía, prosa, docencia y se dedica a la asesoría empresarial y personalizada desde su perspectiva del Diseño de Interiores Humanos.

Ha dedicado su vida a trabajar, estudiar y hacer lo que realmente ama.